Comentario sobre las recientes investigaciones relativas a la ecografía panorámica y sus aplicaciones para la medida del área de sección transversal del músculo (ACSA)

 

Estudio 1: Pectoralis cross-sectional area can be accurately measured using panoramic ultrasound: a validity and repeatability study – Ultrasound in Medicine & Biology

 

Estudio 2: “Panoramic ultrasound requires a trained operator and specific evaluation sites to maximize its sensitivity: A comprehensive analysis of the measurement errors” – Physiology & Behavior

 

Objetivo

Estos dos trabajos tuvieron como objetivo analizar la validez y repetitividad de la ecografía panorámica para evaluar el área de sección transversal (ACSA) de los músculos pectoral mayor (Estudio 1) y cuádriceps femoral (Estudio 2). Además, en ambos trabajos se examinó la influencia de la experiencia del evaluador en las medidas de validez y repetitividad anteriormente mencionadas.

 

Metodología

Dos evaluadores con diferente experiencia en la implementación de esta técnica (evaluador entrenado: > 200h de práctica; evaluador principiante: 10h de práctica) registraron ecografías panorámicas de ambos pectorales (Estudio 1) y cuádriceps (Estudio 2) de 16 participantes. En concreto, estas ecografías se realizaron al 50% de la distancia entre el esternón y la areola mamaria (Estudio 1, Figura 1) y al 20, 30, 40, 50, 60 y 70% de la distancia entre el trocánter mayor y la parte central de la rótula (Estudio 2, Figura 2). Cada evaluador tomó, con 5 minutos de separación, dos imágenes del ACSA en los puntos anteriormente mencionados para examinar los errores de adquisición. A continuación, la adquisición 1 se analizó dos veces para cuantificar los errores de análisis. Por último, el valor de ACSA resultante de la adquisición 1 se comparó con el medido por resonancia magnética (gold standard).

 

Figura 1. (A) Marcas longitudinales delimitando la región objetivo. (B) ACSA del pectoral mayor. R = Costilla; CL = Clavícula

 

 

Figura 2. Marcas transversales delimitando las regiones objetivo e imágenes ACSA obtenidas en cada región mediante las técnicas de resonancia magnética (gold standard) y ecografía panorámica. VL: Vasto lateral, VMVI: Vasto medial + intermedio, RF: Recto femoral, F: Fémur.

 

En ambos estudios, los análisis de validez y repetitividad incluyeron los estadísticos error estándar de la medida (SEM), expresado tanto en valores absolutos (cm2) como relativos (CV, %), así como el cálculo del sesgo (bias) y su desviación estándar [SD]. Además, se calculó el cambio mínimo detectable (SDC) como parámetro de sensibilidad. En la práctica, un aumento/disminución de la masa muscular tras una intervención de entrenamiento/desentrenamiento sólo debe interpretarse como un cambio real si éste es mayor que el SDC de adquisición.

 

Principales resultados

 

Estudio 1: Los errores generados por el evaluador entrenado fueron sustancialmente menores que los cometidos por el principiante, especialmente durante la adquisición de la imagen (SEM = 0.25 cm2 vs. 0.66 cm2, CV = 1.06% vs. 2.98%) y cuando se comparó con la resonancia magnética (SEM = 0.27 vs. 1.90 cm2, CV = 1.13% vs. 8.16%). Además, aunque ambos operadores infraestimaron el ACSA del pectoral, la magnitud y variabilidad de estos errores fueron menores para el evaluador entrenado (bias = 0.19 [0.34] cm2) que para el principiante (bias = 1.97 [2.59] cm2).

 

Estudio 2: Los errores de medición fueron menores para el evaluador entrenado que para el principiante: Error de adquisición (SEM = 0.05 – 0.78 cm2 vs. 0.25 – 1.42 cm2), error de análisis (SEM = 0.13 – 1.93 cm2 vs. 0.30 – 3.05 cm2) y error tras comparación con resonancia magnética (SEM = 0.13 – 1.93 cm2 vs. 0.30 – 3.05 cm2). Las regiones donde se detectaron los errores más bajos fueron aquellas situadas en la parte central del muslo (40-50%), aunque se encontraron ligeras diferencias entre músculos: Vasto medial + vasto intermedio (30-40%), vasto lateral (40-50%) y recto femoral (50-60%).

 

Conclusión y Aplicaciones prácticas

Los hallazgos principales de ambos estudios permiten concluir que la validez y la repetividad de la ecografía panorámica para medir el ACSA del pectoral mayor y de los músculos que componen el cuádriceps dependen de la experiencia del evaluador. En concreto, el uso de la ecografía panorámica por parte de un evaluador entrenado disminuiría los errores de medición y, por tanto, el cambio mínimo que debería detectarse tras un periodo de entrenamiento/desentrenamiento para asumir una verdadera modificación del ACSA (es decir, cambio pre-post intervención > SDC de adquisición). Por ejemplo:

– Earp et al. (2015) encontraron un incremento promedio de 0.50 cm2 en el ACSA del músculo recto femoral al 50% de la longitud de fémur tras 8 semanas de entrenamiento de fuerza mediante el ejercicio de sentadilla. En base a los resultados obtenidos por nuestra investigación, podría considerarse que dicha modificación del ACSA hubiese sido detectada por el evaluador entrenado (error de adquisición = 0.38 cm2), pero NO por el evaluador principiante (error de adquisición = 1.01 cm2).

– Sin embargo, tanto el evaluador entrenado (error de adquisición = 0.70 cm2) como el principiante (error de adquisición = 1.84 cm2) hubiesen sido capaces de identificar los cambios promedio observados en el ACSA del pectoral mayor tras la implementación de tres programas de entrenamiento de fuerza basados en pérdidas de velocidad del 15% (aumento ACSA = 2.65 cm2), 25% (aumento ACSA = 4.73 cm2) y 50% (aumento ACSA = 4.52 cm2) (Pareja-Blanco et al. 2020).

En general, los hallazgos de los Estudios 1 y 2 presentados sugieren que cuanto mayor sea la experiencia del operador, mayor será la sensibilidad de esta técnica.

 

Desde Human Performance & Sports Science agradecemos la colaboración al grupo de investigación GENUD-Toledo en el desarrollo de estos trabajos.